A LOS QUE UN DÍA "FRACASARON"

Nunca supe leer donde no hay grietas, ni escribir si nunca hubo lamento. Por eso busco las historias donde todo fue una duda, y admiro a los que a contracorriente decidieron ser felices.

Me gustan los que abandonan el dinero tras los años, los que se equivocan muchas veces. Los que  se rompen, renuncian y escapan. Aquellos que no son demasiado jóvenes para prometer aunque vayan de la mano de una madre. Aquellos que nunca son demasiado viejos para saltar a lo que siempre soñaron aunque le cedan por las canas el asiento en el metro. Me gustan los que abandonan porque detrás de una renuncia  a veces hay vacío, con el miedo que dan los espacios en blanco.

No soporto vivir en las historias de calma, en aquellas donde la caricia no sea una opción al universo. No me inspiran, no me fío, no me gustan las líneas rectas. Ni me imagino las palabras sin una revolución en los vértices de mi cuerpo.

 

Quizá por eso todo lo que escribo nace de mis tripas o mirando a ojos ajenos que parecen doler. Quizá por eso de desearte algo te desearía un poco de fracaso, vivir alguna vez con el corazón en la garganta por las dudas, y roto un par de veces porque no supiste amar, o porque no te amaron. Te deseo planes con finales no esperados. Te lo deseo para que, tras eso, alcances la calma y la risa. Porque lo he visto muchas veces, como solo se puede ser libre después del llanto. Como la vida te persigue y te insiste.

Como la herida (te) cura.

CORAZÓN ROTO NO ES SINÓNIMO DE MUERTO

-¿Por qué me miras con esos ojos vacíos? -Me dices-.

-Porque ya no siento nada. -Pienso-.

Porque antes acercarme a tus labios era un latido que mata. Un salto a tus carnes. Un quédate conmigo. Era la playa en invierno que tanto me gusta. Era tu olor en mi chaqueta. Era una noche sin dormir porque no nos dejaban las ganas.

No sé con qué ojos mirarte, amor, cuando has dejado de ser culpable para ser cualquiera. Y ahora besarte ha sido estrellarme contra el pasado que ha venido para hacerte daño solo a ti. El beso ya no me pide que vuelva aunque tú  lo repitas en alto.

Hoy tú has llorado sobre mar sin miedo a que yo lo note.

Y yo, yo hoy he soplado todo el polvo que no echamos.

 

LA DUDA QUE ACARICIA

Y quizás seamos eso. Un oasis.

En un lugar desértico, de montañas rocosas, de aire de tormenta, de arena que hace daño.

Quizás seamos eso.  Un refugio de tinieblas, un lugar de descanso, una parada de calma.

Una cicatriz que cierra.

Quizás seamos esa línea recta de la que siempre hemos huido. Esa caricia segura. Ese beso en la mejilla. Ese abrazo de consuelo.

Ese porqué no.

Porque tú lo sabes.

Porque yo no.

Quizás seamos un quizás y esa es la duda que más duele y a la vez la que más une.

 

ESTO NO ES UN HASTA LUEGO, ES UN ADIÓS.

El problema no era que no quisiera despedirse; era no haberlo hecho. Salir con el adiós agarrotado en los huesos y, colgando de las manos, el papel con el destinatario emborronado.

 La dificultad residía en la cantidad de espacio que ocupaba un silencio forzoso para aquellos que no saben ordenar algo tan pequeño como un corazón. Invade demasiado territorio los mutismos obligados y las esquinas estaban empezando a agrietarse con la excusa de no querer nada (ni nadie) más.

Había establecido unas pautas de convivencia cabeza y ella: nunca más. Pero debió saltarse la firma que otorga compromiso a realizar. Por temor se guardó besos en el bolsillo y fingió no ser ni puta ni poeta. Desempolvó la normalidad que cierta vez manejó, decidiendo con ella probar suerte; olvidando que su número favorito era el trece. De nada sirvió la prudencia de quedarse en sus adentros con reserva de ganas y otro puñado de cosas que ahora le exceden. El problema era que ella quería quitarle todo; empezando y terminado por la ropa, y dejarla en el suelo para que les salvara lo que a todos de la muerte: el amor. Y ya no tiene nada más que quitarle, salvo una quincena de dudas. Pero sigue queriendo ponerle.

Dice que nadie le explica por qué cuando camina descalza en un cuerpo se raja los pies pero sin embargo, se desangra primero por el corazón.

No se da cuenta de que eso es así porque tiene.

Y nada más.

© 2018. All images, texts and films on this site belong to Helena Selini. All work is protected by copyright.